Tutorías

La acción tutorial se considera una estrategia fundamental en la formación del Maestro en Derechos Humanos. Ésta se desarrolla en diversas etapas a partir de su ingreso, favoreciendo su permanencia, buen desempeño académico, egreso y titulación, conforme lo establece el Reglamento de Estudiantes de la Universidad. Son parte fundamental de esta estrategia de acompañamiento académico la orientación académica disciplinar y metodológica, los procedimientos normativos, las líneas generales de formación, las especificidades técnicas, la consulta con especialistas y toda aquella información de organización, procedimientos administrativos, instancias y programas de apoyo universitarias.

Las tutorías configuran un espacio de interlocución y diálogo entre estudiantes y docentes e investigadores especialistas más representativos de la profesión del Derecho en la Facultad. El aspirante al programa, al momento de entregar su carta de exposición de motivos solicitada como parte de la documentación de inscripción, deberá proponer el tutor, que además será su director de tesis, de entre los profesores que forman el Núcleo Académico Básico, en relación con la LGAC y sus intereses de investigación. El tutor acompañará a un determinado número de estudiantes del PE de Maestría en Derechos Humanos desde el ingreso hasta su egreso incluyendo, entre otras cuestiones, la selección de los espacios académicos que desarrollará el estudiante en las unidades de formación de libre elección y apoyará en el proceso administrativo de titulación.

Para acreditar las unidades de formación asignadas a la tutoría, el estudiante deberá presentar al Comité Académico Tutorial, al finalizar cada semestre, una carpeta que recoja las actas de las reuniones llevadas a cabo entre el tutor-director de tesis y el estudiante, firmadas por ambos, en el formato preestablecido, haciendo constar la dedicación del estudiante al desarrollo de su investigación. Junto a cada acta se incorporará una reflexión del estudiante en torno a su proceso de formación. Las reuniones deberán tener una periodicidad, cuando menos, mensual. En esta carpeta se dejará constancia de las reflexiones hechas para acreditar la asistencia a las actividades de libre elección. El Tutor, al finalizar cada semestre, asentará por escrito en la misma carpeta una evaluación cuantitativa y cualitativa del desempeño del estudiante para que sea considerada por la evaluación colegiada del Comité Académico Tutorial.